Posible tratamieto para la ataxia

  

Fuente, 25/01/2016

 
 

La ataxia (incapacidad para coordinar los movimientos musculares) cerebelosa autoinmune puede conducir a grave discapacidad e incluso confinar a la silla de ruedas a algunos pacientes. Sin embargo, un estudio de Mayo Clinic publicado en JAMA Neurology (Revista de la Asociación Médica Americana para Neurología) informó que existen factores que permiten predecir la mejor respuesta a la inmunoterapia.

La ataxia cerebelosa autoinmune en los adultos, que normalmente aparece de manera rápida y avanza aceleradamente, puede dividirse en trastornos desencadenados por un cáncer en el cuerpo (llamados paraneoplásicos) y trastornos autoinmunes del sistema nervioso central no relacionados con el cáncer (llamados no paraneoplásicos).

Esta enfermedad presenta efectos neurológicos de discapacidad, que abarcan el habla, los movimientos oculares y el equilibrio, los que pueden provocar inestabilidad al andar y problemas para tragar. Si bien se ha publicado poco respecto a la respuesta al tratamiento y a los resultados neurológicos de los pacientes con ataxia cerebelosa autoinmune, cuando menos se ha informado sobre 17 autoanticuerpos vinculados de forma causal a la enfermedad.

“Tradicionalmente se ha considerado a la ataxia cerebelosa como una enfermedad sin remedio. A pesar de que suele ser grave, la respuesta al tratamiento puede ser gratificante, especialmente en los pacientes con trastornos no paraneoplásicos”, comenta el Dr. Andrew McKeon, neurólogo de la sede de Mayo Clinic en Rochester y autor principal del estudio. El equipo del estudio revisó los expedientes médicos de Mayo Clinic para examinar las respuestas al tratamiento y los resultados en 118 adultos con ataxia cerebelosa autoinmune que:
* Eran seropositivos en al menos un autoanticuerpo neural
* Habían recibido por lo menos una inmunoterapia o terapia contra el cáncer
* Tenían resultados informados por un neurólogo, entre 1989 y 2013

Resultados esperanzadores
Casi 75 por ciento de los pacientes correspondían al sexo femenino y la duración promedio desde la aparición del síntoma hasta el último seguimiento médico fue de 25 meses. Entre esos pacientes, 63 sufrían trastornos atáxicos paraneoplásicos y 55 tenían trastornos atáxicos no paraneoplásicos. Los resultados del estudio muestran que de manera general, los médicos informaron mejoría neurológica en 51 pacientes con la inmunoterapia, mientras se beneficiaban de la terapia contra el cáncer.

Los análisis plantean que los factores capaces de predecir tanto la mejor respuesta a la inmunoterapia como los mejores resultados neurológicos incluyen un trastorno no paraneoplásico.

“El componente autoinmune es importante porque indica que el paciente potencialmente sufre una enfermedad tratable, pero también señala la presencia de un cáncer subyacente al que es preciso encontrar”, añade el Dr. McKeon. Independientemente de la respuesta a la inmunoterapia, 56 pacientes requerían silla de ruedas para movilizarse, 26 necesitaban andadores y 7 usaban bastones. El estudio informa que de los 29 pacientes restantes, 25 requerían algún tipo de ayuda para caminar, aunque su marcha era normal, y cuatro pacientes podían andar con normalidad.

 

Volver a la Portada