Disartria: tipos e intervención desde la Logopedia 

  

Fuente, 05/2016

 
 

Silvia Molia Galarreta, Logopeda del CREER

Os habéis parado a pensar cómo se produce el habla, pues resulta que es uno de los actos más complejos que realiza el ser humano.

Es una producción verbal en la cual intervienen muchos procesos que se plasman en nuestra voz.

La comunicación es una función vital en nuestra vida diaria, nos permite expresar ideas, experiencias, conocimientos, deseos… pero debemos partir que, ante cualquier cambio puede llegar a producir problemas, que pueden afectarnos a nivel personal y social.
Es lo que nos permite relacionarnos con los demás para aprender, disfrutar y participar en la sociedad.

A diario, en el Departamento de Logopedia del CREER, atendemos a diferentes personas con enfermedades raras, que tienen dificultad en el habla, lo que nosotros denominamos disartria. “Es una alteración del habla que repercute significativamente en la capacidad que tiene la persona para comunicarse de forma efectiva con su familia, amigos y otros interlocutores en distintos contextos sociales debido a una lesión neurológica que afecta al sistema nervioso central y/o periférico y que se caracteriza por lentitud, debilidad, imprecisión, incoordinación, movimientos involuntarios y/o alteración del tono musculatura implicada en el habla”.

Los factores que influyen en la disartria son del tipo de la parálisis, espasticidad, hipotonía, temblores, incoordinación de la musculatura implicada en el habla produciendo dificultades en la programación o ejecución motora y dando lugar alteraciones en el recorrido muscular, la fuerza, el tono, la velocidad así como precisión en la producción, ocasionando deficiencias en la respiración, articulación, fonación, y resonancia.  Para poder llevar cabo un programa de intervención debemos conocer los diferentes tipos de disartria en función de la lesión:


·        Disartria flácida: La lesión se encuentra en la neurona motriz inferior también conocida como parálisis bulbar, donde produce alteraciones en la fonación, resonancia y prosodia, produciendo una incapacidad para realizar movimientos voluntarios, reflejos y automáticos de los músculos de los mecanismos del habla, algunas de las características que podemos observar son dificultad en la deglución, afectación de la musculatura respiratoria, debilidad en cuerdas vocales, paladar y faringe.


·        Disartria espástica: La lesión se localiza en la neurona motriz superior también conocida como parálisis pseudobulbar, donde produce alteraciones en la prosodia y articulación, observando tono de voz bajo y monótono, voz ronca, enlentecimiento del habla, emisiones de frases cortas, articulación imprecisa de fonemas..


·        Disartria atáxica: La lesión se localiza en el cerebelo, donde se observa alteraciones en la articulación y prosodia, observando articulación imprecisa con distorsiones vocálicas y rupturas irregulares, prolongación de fonemas, tasa de habla lenta, acentuación silábica excesiva y voz sin variaciones en cuanto al tono e intensidad.


·        Disartria por lesión del sistema extrapiramidal: Da lugar a dos tipos de disartrias: la hipocinética y la hipercinética (la lesión se localiza en los ganglios basales que están implicados en el control y regulación del tono y la postura, en la realización de movimientos y en el aprendizaje de nuevos actos motores).
En la hipocinética se producen alteraciones en la fonación y prosodia, donde se observa movimientos lentos, limitados y rígidos, tono de voz monótono, articulación defectuosa, frases cortas….y la hipercinética se produce alteraciones en la espiración, fonación, resonancia y  rticulación, donde se observa prosodia alterada, alteraciones respiratorias y fonatorias.


 Disartria mixta: combinación de las ya explicadas anteriormente.


 Anartria: se caracteriza por sonidos inarticulados (sonidos guturales)


Una vez detectada el tipo de disartria debemos plasmar unas líneas de actuación, donde se intervendrá sobre la:

Respiración: Debido a las dificultades que puede aparecer en el control de la musculatura inspiratoria o espiratoria, se incidirá en enseñar la adecuada respiración costo diafragmática corrigiendo el control postural y proporcionando una posición correcta. Se llevaran a cabo ejercicios de coordinación entre la respiración y la fonación, ejercicios verbales y no verbales con el objetivo de aumentar la capacidad para modular los cambios de intensidad de la voz, así como incrementar la capacidad pulmonar y optimizar la coordinación fonorespiratoria.

Fonación: Evitar alteraciones en el tono a nivel cervical y0 laríngeo a través de ejercicios de incremento vocal, ejercicios de inicio de la fonación tras una espiración, fonación mantenida…

Articulación: Actuación indirecta sobre los mecanismos del habla, destinada a mejorar la producción de sonidos manipulando el tiempo de articulación y la frecuencia de la producción dentro de la palabra y de la frase mediante las praxias orolinguofaciales que tienen como objetivo incrementar la precisión, rapidez y control voluntario de los movimientos.

Resonancia: Atenderemos a las características de la resonancia, si es normal, hipernasal o hiponasal.

Prosodia: Hace referencia a los aspectos melódicos del habla.

Debemos prestar atención a la entonación del habla, si es monótona o si por el contrario hay excesivas variaciones de intensidad, si existen silencios inadecuados, si acentúa excesivamente, etc.

Este entrenamiento va dirigido a lograr la inteligibilidad en el habla, aprender a utilizar los cambios de tono, ritmo y duración de los sonidos y del habla adecuándolos al contexto.

La disartria, independientemente de la causa que lo provoque, afecta de forma significativa a la capacidad para comunicarse por vía oral. Por eso ha de abordarse desde tres perspectivas; paciente, familia y logopeda.

El objetivo final será lograr una comunicación lo más efectiva posible y en aquellos casos en los que no sea posible la recuperación funcional del habla, se planteara la utilización de medios aumentativos y/o alternativos de comunicación.

Finalmente quiero mostrar mi agradecimiento por darme de nuevo la oportunidad de poder informar mediante este boletín sobre aspectos relacionados con el campo de la logopedia y poder acercar el trabajo diario a familiares, usuarios y profesionales.

 

 

Volver a la Portada